Pareja, lotería o puntería

12 julio, 2011 por Lic. Wagner Eduarte Dejar una respuesta »

Aprovechando el mes en el que nos encontramos, donde dicho sea de paso una vez más la publicidad saca partida de nuestras emociones al ser este el mes del amor y la amistad, pensé conveniente analizar uno de los temas más polémicos de todos los tiempos: la escogencia de pareja!.

Son muchas las teorías que existen respecto a esta variable, algunos profesionales mencionan que inconscientemente elegimos a aquellas personas que son similares a nuestros padres, es decir, el hombre escoge una chica parecida a su madre y la mujer a un chico parecido a su padre, otros más bien analizan la influencia de los medios de comunicación y como los estereotipos sociales influyen en la elección de pareja, así como también hay quienes hablan de los polos opuestos (que lo digan algunos y algunas que andan en yugo desigual).

Dentro del ámbito cristiano se ha popularizado (por tradición y no por revelación) que Dios es el que da pareja, idea que por más fundamento bíblico que se le busque no encuentra un asidero. Con este comentario no quiero sacar a Dios de una de las áreas más significativas en el ser humano: la pareja (a menos que tenga don de continencia), sino más bien pretendo que usted analice el rol que le asigna a nuestro Señor respecto a este tópico, pues a veces se le resta sus cualidades de Dios y se le asignan de cupido, envía-mensajes o hasta de palanca. Le prometo que en otra oportunidad profundizo en este comentario para generar mayor controversia y criterio, pero por ahora no deseo desviarme del tema central, que es la responsabilidad de la escogencia de pareja ya que se trata popularmente de trasladar esta responsabilidad a Dios. Tomar en cuenta la opinión de Dios, buscar su guía en oración, pedir consejo es muy diferente a dejarle a Dios la responsabilidad de nuestros actos.

Terminaba en una ocasión un programa de radio en una emisora secular y llamó una muchacha diciendo que por la culpa de sus padres había escogido al hombre equivocado, es decir, como sus padres no le daban permiso para jalar ella optó en hacerlo a escondidas y este a la larga jugó con ella y la marcó emocionalmente. Mi respuesta cargada de indignación fue solamente una frase que la hice repetir en tres ocasiones: “yo soy responsable de la persona que elijo para compartir mi vida”, claro decir él me engañó es más fácil que decir me equivoqué al elegir.


Una de las preguntas que más escucho al impartir una charla de noviazgo es ¿en qué me fijo para escoger pareja?, lo cual me llevó al lado de un grupo de amigos a analizar esta pregunta. Para empezar pudimos observar una diferencia entre hombres y mujeres, pero una diferencia sólo en aspecto de orden, pues su criterio de elección era igual de superficial, subjetivo y egoísta en un género como en otro. Las mujeres mencionaban el querer a su lado un hombre detallista, respetuoso y fiel, mientras que los hombres mencionaban una mujer atractiva físicamente, cariñosa y amable. Que difícil esto pues dígame sino pero verdad que todos los hombres al inicio poseen las características antes mencionadas o algún hombre ha conquistado a una mujer siendo grotesco, patán, insensible y engañador?. Que yo piense un hombre sensato no actúa así sino que pone su mejor cara y saca su mejor actitud.

Algunas personas religiosas mencionaban querer a su lado a un siervo o a alguien con un corazón conforme al corazón de Dios, lo cual tampoco es la garantía de éxito en una relación sana, pues el Rey David con su corazón de siervo y conforme al de Dios también falló. Siguen siendo estas características subjetivas, superficiales y difíciles de medir, pero seguimos apuntando a ellas como la base de todo.

El proverbio enseña “El que halla esposa encuentra el favor de Dios”, lo cual nos enseña un juego de palabras, usted para hallar ocupa primero buscar y para buscar ocupa primero saber lo que quiere, es el proceso sano de elección de pareja y lo que Dios desea enseñarnos, obvio definiendo el tipo de persona que queremos en una relación. Aquí van algunas ideas generales para quienes andan buscando pareja:

1. Pídale a Dios que escudriñe sus intenciones, pues su motivación determinará su tipo de relación

2. Antes de verificar si la persona cumple cierta característica, pregúntese primero si usted la refleja

3. No busque una persona ideal, sino una persona con valores claros y actitudes sanas

4. No empiece una relación sin asegurarse de conocer a la persona en diferentes ambientes para así evitar las sorpresas

5. Recuerde que la precisión al escoger no garantiza el éxito, sino la actitud con la que iniciamos una relación (Rom 8.28)

6. Si se preocupa por escoger a la persona ideal primero sea usted ideal

7. Construya un perfil que sea alcanzable y verificable, la biblia nos da uno en Gálatas 5.22, por favor busque a alguien que luche todos los días por reflejar estas características:

  • Amor: Busque una persona que intente todos los días desarrollar su capacidad de amar.
  • Alegría: Asegúrese de estar con alguien que sea feliz en sí misma, que no viva en función de los otros o de lo que logra o tiene
  • Paz: Se refleja en una persona que maneja la crisis asertivamente
  • Paciencia: Es alguien que sabe esperar e identificar oportunidades
  • Amable: No es hacer favores y ser cortés, sino más bien dejarse amar, algunos y algunas son expertos en no permitirlo
  • Bondad: Es buscar el bien de otros y no solo el personal
  • Fe:Es alguien que depende de Dios en todo lo que hace
  • Humildad: Es quien que sabe reconocer sus fallos y los corrige
  • Dominio Propio: Se conoce a sí mismo para poder controlarse

Lic. Wagner Eduarte Saborío

(Administrador de Empresas y Psicólogo)

Grupo CIP (506)2253-7575

Te agradezco que dejes tus comentarios
Publicidad

3 comentarios

  1. Adriana dice:

    En la vida nadie nos enseña como buscar y q cualidades buscar en una pareja , sus charlas son claras y entendibles …Uds. Tienen una función muy importante y ayudan a muchas personas de esta manera … Yo tuve relaciones malas q marcaron mucho mi vida y hoy en día aun no he podido superarlo …,

    • msolano dice:

      Es asunto de capitalizar los errores para nuestro propio bien, no de culparse y quedarse en el pasado, así que adelante hay muchas cosas buenas por delante, bendiciones

  2. Alberto dice:

    de acuerdo, el divorcio es sano o no??? si se reconoce que me equivoqué……..

Deja un comentario