¿Como influir en la espiritualidad de los hijos?

27 junio, 2011 por Lic. Wagner Eduarte Dejar una respuesta »

¡Vaya tarea!… dijo un padre que participaba en un taller que impartía sobre este tema, reflejando con su expresión facial y sus gestos la frustración e impotencia que experimentaba dados los resultados limitados alcanzados en esta área del desarrollo de sus hijos. Tal vez usted tenga la misma expresión en su vivencia cotidiana, pues sabemos que convivimos con una sociedad que cada vez es más superficial, fría y frívola, por lo que el Apóstol Pablo nos exhorta en Efesios 4.17 a no vivir ¨como los gentiles¨ que andan en la vanidad de su mente, ajenos a la vida de Dios.

Vacio es una connotación de vanidad

¿Se considera usted una persona vanidosa?, pues tenga cuidado pues algunos expertos expresan que la palabra vanidad tiene la connotación de una condición de vacío. Pues tristemente debemos decir que cada vez más el cristianismo recibe la influencia de ¨los gentiles¨ que viven con ignorancia dada la dureza de su corazón y en ocasiones nos convertimos a su estilo de vida y no al contrario, nos esforzamos, luchamos e invertimos nuestra vida en aquellos aspectos que nos brindan una pseudo-felicidad, me refiero a lo material, a lo que se gasta, se agota y se daña, que dicho sea de paso es supuestamente lo que te da valor como persona en esta sociedad ¨vanidosa¨, o mejor dicho vacía.

Recuerdo a Jesús frente al famoso joven rico, solicitándole sus riquezas no porque Jesús deseara o bien ocupara un patrocinador, de todos modos EL no tenía dónde descansar su cabeza, tampoco ocupaba depositar el dinero en su cuenta de ahorros, simplemente su petición era con la intención de darle una oportunidad a este joven de salir de su vacío, en pensar de que lo externo, los logros, el dinero, las propiedades o pertenencias no podía ser lo que le diera identidad como persona; no olvides, tu verdadera identidad te la da el espíritu de adopción por el que clamamos Abba, Padre.

pero y ¿que es ser espiritual?

La espiritualidad no puede explicarse desde la religiosidad, usted y yo conocemos personas muy religiosas que no son espirituales y viceversa, (aunque no tengo nada en contra de la vivencia de la religión si es entendida desde la devoción al Único y Verdadero Dios), siendo esto un punto de crucial importancia si deseamos influir en la espiritualidad de los hijos, pues son cientos los padres de familia que los escucho frustrados porque sus hijos ¨dejaron de ir a la Iglesia¨ o ¨bien porque no se congregan¨. ¿Qué ganamos con que los hijos estén sentados en la iglesia pero su corazón no esté ahí?. ¿Dónde nos interesa que nuestros hijos tengan el corazón?. No se asuste con este comentario, termine de leer mi idea y sé que estarás de acuerdo.

Acerque a su hijo primero a jesús y luego a la congregación

Soy del pensamiento, y he podido comprobarlo con muchos casos desde la propia consejería familiar que brindo que cuando un padre de familia, entiende que la espiritualidad está en darle mayor peso al espíritu, a lo que trasciende, a lo que es eterno, inalterable y tiene la misma esencia de Dios, la perspectiva de la vida de los hijos se modifica. Démosle valor a lo interior, Jesús dijo ¨que los verdaderos adoradores serán en espíritu y verdad¨, pues no asunto de dónde sucede sino del cómo sucede, por lo que los hijos deben ser llevados a ese nivel, al nivel de Pablo cuando digo ¨se estar pura vida, ya sea en escasez o en abundancia¨, permítame parafrasearlo a nuestro contexto costarricense, pero esto es lo que las nuevas generaciones necesitan que les recordemos, que lo gratificante, el éxito y la satisfacción humana está en hacer la voluntad del PADRE, no en los títulos universitarios, ni mucho menos en el carro del año, o en los viajes al extranjero, sino en la paz interior, en invertir en su vida ETERNA, en darle énfasis a lo espiritual, o sea ¨poner la mirada en las cosas de arriba y no en las de la tierra¨, pues al fin, ese es nuestro destino.


¿Dónde está tu tesoro?

El corazón sigue tu tesoro dijo Jesús, (parafraseando de nuevo), por lo que debemos revisar dónde estamos colocando nuestro esfuerzo y nuestro tiempo, sobre qué aspectos estamos priorizando en nuestra vida, por eso si deseamos influir en la espiritualidad de nuestros hijos vamos a tener primero que hacer pausa y revisar nuestra propia espiritualidad, pues somos modelos y referentes para nuestros hijos y ellos siempre sabrán cuáles son nuestras prioridades, por eso estoy seguro que cuando el hijo pródigo regresó a casa le expresó a su padre ¨He pecado contra el cielo y contra ti¨, claro primero, ¨contra el cielo¨ porque él como hijo sabía dónde estaba el corazón de su padre… en lo eterno o mejor dicho al lado del ETERNO!, por eso ¿dónde está su corazón?….

Lic. Wagner Eduarte Saborío

(Administrador de Empresas y Psicólogo)

Grupo CIP (506)2253-7575

te agradezco que dejes tus comentarios
Publicidad

5 comentarios

  1. Adelia Oliva Arce dice:

    BENDICIONES!!!!!
    EXC sus artículos, ADELANTE estas son herramientas que nos ayudan muchísimo a nosotros los padres de familia..

  2. Diego dice:

    Excelente Wagner, tienes total razón, gracias por esas herramientas, son de gran bendición que nos ayudan de Fran manera. Que Dios te continúe bendiciendo…!!!

  3. Elias Chacaj Pu dice:

    mil garcias y bendiciones para dar temas de acuerdo las necesidades execelentisimo trabjo Dios le de mas sabiduria ……….jajajajajaj

Deja un comentario